SFDK - Redención (Entrevista)

Tras escuchar “Redención”, la primera observación que tuve es que se trataba de un disco muy cuidado a nivel de producción general y en el que os percibo muy libres y liberados. Personalmente, me transmitís la idea de que habéis hecho lo que os apetecía hacer a todos los niveles, desde instrumental, lírico o incluso por lo que a colaboraciones se refiere, como si de algún modo hubierais dejado que la música fluyera y hablara, dejando que el dolor saliera cuando estaba y buscando la luz cuando el cuerpo os lo pedía.

SB: ¿Cómo ha vivido SFDK estos cuatro años entre “Sin miedo a vivir” y “Redención”?

AS: En lo profesional, aparte de hacer la gira de “Sin miedo a vivir”, hemos estado atentos a todos los cambios en la música, tanto en lo creativo como en la industria. Nos gusta estar al día de lo que sucede a nuestro alrededor, analizar, aprender, mejorar; creo que somos un grupo que nunca nos hemos acomodado, siempre hemos intentado ofrecer algo nuevo, sin perder nuestra línea. Estos años, también creo que hemos aprendido mucho de nosotros mismos, a conocernos mejor como músicos, darnos cuenta de que aún tenemos mucha creatividad y muchas cosas que contar.
ZA: Ha sido una etapa para enmarcar, realmente. Antes de “Sin miedo a vivir” fue la peor etapa profesional, pero la aguanté con firmeza y después de “Sin miedo a vivir”, cuando todo volvía a irme bien, empecé a verlo todo negro. Perdí la cabeza debido a un exceso de realidad o así lo llamo yo. Y comencé una purga interna, un volver a encontrarme conmigo mismo que aproveché de la mejor manera para escribir este disco. Algunas de las canciones están escritas en plena crisis existencial y en mitad de un huracán emocional. Pasados unos meses, incluso un año, cuando las grababa, ya había masticando el dolor y muchas veces les cambiábamos la instrumental porque, aún sin cambiar la letra, ahora quería expresarla en otro tono.

SB: Se ha hablado mucho de la portada del álbum, una gran obra a cargo de Belin. Aunque no es la primera vez que no salís en la portada, y en la línea de mi pregunta anterior, me gustaría preguntaros si escoger una obra de arte como foto para la carátula guarda relación con lo que comentaba de dejar que la música sea quien hable y no “perder tiempo” ni siquiera en fotos y poses: algo así como entregarle al oyente una portada preciosa en la que quien domina es un artista consagrado como Belin y luego darle al play y dejar que la música le lleve de viaje.

ZA: Exactamente. Estuvimos tan perfeccionistas en el estudio durante tantos meses que acabamos rendidos. Sabíamos que teníamos buenos temas y no teníamos ninguna gana de pensar en portada, ni de posar para fotos, etc. Después de tantos años de sesiones fotográficas llegas a sentirte estúpido y no sabes qué postura adoptar que no hayas usado antes.

SB: El peso de las instrumentales cae, como no, en Acción Sánchez, quien ha mencionado que para la preparación de este disco tenía una cantidad inmensa de ritmos, y se puede comprobar la variedad estilísitca en todo el álbum. De igual modo, habéis destacado que la gestación del disco, a diferencia de otros anteriores, ha tenido lugar en el estudio prácticamente y que es la vez en la que Sánchez más ha ejercido de productor y, si cabe, de director de orquesta. A este respecto, me gustaría que nos hablarais un poco más de cómo ha sido el proceso de grabación.

AS: De unos años para acá, he ido potenciando y perfilando mi labor de productor (no de beatmaker, son dos cosas muy diferentes), creo que fue en “Lista de invitados” cuando me di cuenta de que tenía la capacidad de llevar el peso de la creación de un tema en conjunto, poder captar qué es lo que pedía la música y de qué manera la letra y voz se podían hacer amigos de esa música. Que las dos partes de una canción fueran juntas cogidas de la mano. Empecé a ver en temas de muchos artistas que no siempre el ritmo acompañaba la letra o viceversa. Entonces, a lo largo de estos años he ido trabajando para ver, de qué manera, que eso no sucediera, a la vez que vi que tenía capacidad para crear o mejorar melodías de voz. Con “Sin miedo a vivir” ya trabajé bastante así, pero con este disco, Zatu me dijo “voy hacer lo que tú me digas, déjame más vacía la parte de los rapeos y luego haz música”, y así lo hemos hecho. Aparte de que el yo grabar el disco me ayudó a esa labor de productor, teniendo más control de cada canción.


SB: En varias entrevistas recientes se ha destacado que ya tocáis casi los 40, y habéis recalcado que vuestra música ha crecido y, naturalmente, no va a ser igual que cuando teníais 25 años. ¿Creéis que tanto público como prensa le dan demasiada importancia a la edad de un artista, más si cabe cuando se trata de Hip Hop? Cuando escuchamos a artistas de éxito en EE.UU. que superan la cuarentena o la cincuentena, como pueden ser Pharrell, Dr. Dre, Eminem, ATCQ o Jay-Z, ni siquiera nos paramos a considerar su edad, mientras que aquí parece que haya que justificarse o destacarlo.

AS: Yo nunca pienso mucho la edad que tengo (risas). Creo que si haces buenas canciones, da igual la edad que tengas. Creo que aquí se tiende a ver a la gente mayor cuando su nivel baja, o porque ellos mismos van de mayor, yo solo miro para adelante, y creo que en Estados Unidos esos artistas longevos lo han conseguido por mirar también siempre hacia delante. Avanzan con la música, no tienen miedo creativo. Los que reclaman algo por antigüedad creo que es porque no tienen nada más interesante que ofrecer, o por acomodamiento, no lo sé. Y, bueno, los chavales más jóvenes tienden a tirar al mayor para ocupar su puesto, pero es normal, es una forma de alcanzar objetivos. Aunque tumbar al tren que siempre avanza es complicado.
ZA: Zatu: Esa es una lucha que tenemos como humanos o como animales más bien, da igual que seas rapero o no. Al lobo alfa siempre vendrá uno joven a retarlo y si no puede con él, la manada entera se encarga de allanarle el camino lanzando bocados al viejo. Es ley. Nosotros, afortunadamente, deberíamos tener algo más de raciocinio, como personas que somos y aprender unos de otros. Los viejos de los nuevos y viceversa. Yo nunca he dejado de hacerlo. Estoy a favor de que los jóvenes tomen el control, pero también considero que tiene que haber un equilibrio. Igual que tiene que haber estilos de rap para todos los gustos los tiene que haber para todas las edades.

SB: Justo enlazando con o último que ha mencionado Zatu, en una entrevista reciente Tote King hablaba de cómo se ha utilizado muy a menudo como argumento negativo contra los grupos de Hip Hop el hecho de que la gran cantidad de asistentes a sus conciertos y una gran mayoría de fans sean gente muy joven, creando la idea de que otros géneros donde el público es de mayor edad resultan más serios solo por ese hecho, como si la gente joven fuera tonta por definición. Me parecieron unas declaraciones muy interesantes y me gustaría saber si creéis que ese fantasma ha perseguido a artistas de Hip Hop veteranos como vosotros y si actualmente eso ha cambiado o se mantiene.

ZA: Llevamos aquí tanto que hemos visto de todo. Te hablo de todo ello por conversar y porque me preguntas, pero no es algo que realmente me preocupe. Ni esto ni lo anterior. A nosotros hace una década se nos tildaba de que hacíamos música para niños chicos, porque teníamos mucho público menor de edad. Ahora los menores siguen más a los raperos veinteañeros, evidentemente; esos raperos son personas unos años mayores que ellos y que hablan de unas preocupaciones que o ya sienten o les queda un cuarto de hora para sentir. La conexión es lógica. Ahora nuestro público mayoritario, según estadísticas, está entre los 18 y los 30. El caso es que nunca he atendido ningún tipo de reclamación. Mi música es exclusivamente mía. Es mi manera de sentir, de expresarme, de pensar en cada época de mi vida. Por el contrario a molestarme, es un orgullo poder conectar con las personas más jóvenes, porque ellos me dan esperanzas de que algo se puede cambiar para mejor. Es mejor eso que hacer música para un montón de maduritos que creen que cualquier época pasada fue mejor y que ya nada es como antes.


SB: Hace años al comprar un disco de rap en España, de las primeras cosas que hacíamos era mirar la lista de colaboraciones, para ver con qué otros raperos se había juntado el MC o el grupo en cuestión. Hoy en día ya es más habitual que artistas de otros géneros y grupos de rap colaboren. Aun así, algo que me gustaría destacar es que en “Redención”, del total de 11 colaboraciones, la mayoría son de artistas ajenos al Hip Hop. ¿Podemos decir que hoy en día los artistas de Hip Hop ya no son únicamente parte del “gremio de los raperos”, sino que pertenecen al gremio de los músicos con todas las letras? ¿Creéis que nos hemos ido quitando los complejos y hemos sabido anteponer el talento y la buena música a los “dogmas raperos”? En vuestro caso, ¿cómo ha surgido contar con ese elenco de colaboradores?

AS: Hoy en día la música rap en España está normalizada, ya no es raro ir a cualquier casa y encontrarte un CD de rap, uno de rock, uno de pop... Yo siempre digo que hay menos raperos que antes, pero mucha más gente que escucha rap, y eso es lo que ha hecho posible esta situación. A la vez, nosotros mismos hemos ido ampliando nuestros gustos musicales, y eso se tenía que ver reflejado en el disco, no ha sido algo premeditado, simplemente según íbamos creando canciones, éstas nos dejaban ver qué tipo de colaboración pedía cada una. La música habló y nosotros la escuchamos Sin ningún tipo de prejuicios.
ZA: De todos modos, el disco tiene multitud de colaboraciones pero, la mayoría o son músicos o si son cantantes de otros estilos, suelen colaborar en los coros de estribillo y puentes pero, todavía, cuando me siento a crear un tema totalmente a medias con otro artista, suele ser del gremio del Hip hop & Reggae. Tendré que mirármelo y cambiarlo. Igual aún guardo algún prejuicio que no conocía.

SB: Uno de los temas que más ha llamado la atención de la gente sin duda es “La amalgama”, una oda a Andalucía en la que colabora el Rubio de Pruna. Sin embargo, se podría decir en cierto modo que el disco al completo es un homenaje a vuestra tierra, pues casi el cien por cien de la gente que participa en él es de allí.

ZA: Que fuera gente de nuestra tierra no fue premeditado aunque me enorgullece. El disco está hecho en el estudio y por suerte tenemos en nuestra ciudad excelentes músicos y cantantes, entre otros artistas. Al estar hecho de ese modo, lo cómodo era levantar el teléfono y tirar de conocidos. Muchos de ellos son grandes profesionales pero hay alguno, como por ejemplo el violín que suena en "Etéreo" que pertenece a Rita, la novia de un amigo con el cual estuve durante varios meses, editando un programa humorístico sobre el cannabis que creé para la red y pasé muchas horas como invitado en su casa, justo cuando atravesaba mi crisis existencial. Ella y él son artistas también y su violín siempre estaba allí, mirándome mientras montábamos vídeos. Tenía que ser ella quien metiera ese violín a esa letra que narra unos de mis dolorosos viajes. Así se dota a la música de alma.

SB: Por último, hace poco dijísteis que es muy posible que este disco sea el último entendido como tal, si bien pensáis en seguir sacando temas y vídeos sueltos.¿Qué se trae SFDK entre manos para el futuro o, si no SFDK como conjunto, Óscar y Zatu?

ZA: Como te he comentado, acabamos agotados tras este disco. Crearlo fue lo más divertido. Íbamos al estudio a hacer música sin ninguna otra intención. Pero todo lo que conlleva después… portadas para cada single en Spotify, los audios con las letras para Vevo antes que otro lo suba a su canal (que aunque al final el dinero nos llegue a nosotros, está feo no tener reproducciones en tus propios vídeos y que las tenga otro) y podría enumerar muchísimas cosas de las que no tengo ganas. Sólo queremos hacer música.
By Nico
SFDK - Redención (Entrevista) SFDK - Redención (Entrevista) Reviewed by Dave Bee Soulbrother on 2.4.18 Rating: 5

Recent