Run Dmc - Run DMC

El tiempo pasa más rápido de lo que nos damos cuenta. Algo se pone de moda un día y en menos que canta un gallo ya han pasado cinco años y no está más de moda. Luego también está el truco de renombrar las cosas para que logren estar de moda nuevamente; una chaqueta de cuando tu abuelo se casó hoy es vintage. ¿O quizá retro? En cualquier caso, la música es un buen baremo para analizar tendencias que nos permite, hasta cierto punto, observar cómo la sociedad ha ido cambiando. Hoy, si pensamos en el Hip Hop de los años 80, indudablemente nos viene a la cabeza el concepto vieja escuela. Por eso resulta divertido entender que cuando en 1984 Run-DMC sacaron su primer álbum homónimo, los expertos dijeron que había nacido la new school del Hip Hop en Estados Unidos. Retrocedamos unas décadas en el tiempo y trasladémonos a Nueva York una vez más para conocer quiénes eran Run-DMC y qué hicieron para ser considerados los capitanes de la nueva escuela.

Hollis en la casa

Queens es el distrito más grande de Nueva York en cuanto a extensión y cuenta con más de dos millones de habitantes. Con semejantes datos no es difícil suponer que existen multitud de barrios y zonas de diversa índole. Al sur de Jamaica Estates y al norte de St. Albans se encuentra Hollis, un barrio de clase media con una mayoría de población afroamericana. Fue ahí donde en los años 60 empezaron a dar sus primeros pasos Joseph Simmons y Darryl McDaniels. Amigos del barrio y del instituto, los dos fueron testigos directos de esa nueva corriente que se estaba desarrollando en las calles de Nueva York.

Acogido en una familia tras ser dado en adopción por su madre biológica, las primeras pasiones de Darryl fueron las artes gráficas y el deporte, gracias a su hermano mayor. Por su parte, Joseph también tenía un hermano mayor llamado Russell que le iba a despertar su lado más artístico, pero como DJ. Russell era unos años mayor que Joseph y ya se había quedado prendado de la fuerza de ese nuevo género llamado Hip Hop hasta tal punto que tenía claro que quería hacer de la industria musical su vida, de modo que había comenzado a ejercer de mánager. Viendo que su hermano pequeño tenía destreza a los platos, decidió presentarle a un MC que estaba haciéndose un nombre en Nueva York y para el cual hacía de representante, Kurtis Blow. Joseph era tan rápido a los platos que pronto se ganó el apodo de Run. Su buen amigo Darryl, por su parte, andaba centrado en el baloncesto y el fútbol americano, y además en su familia la nueva moda del Hip Hop no era bien vista, de manera que le prohibían juntarse en esos círculos que asumían que estaban relacionados con bandas. Sin embargo, inspirado por su ídolo Grandmaster Flash, Darryl se compró unos platos y comenzó a hacerse llamar Grandmaster Get High.

Pese a su buena reputación como DJ, de lo que Run más ganas tenía era de rapear. Con la ayuda de su hermano Russell, Run grabó un tema, “Street Kid”, que pasó sin pena ni gloria. Convencido de que rapear era lo suyo, contagió a su colega Darryl y éste empezó a rapear bajo el apodo de Easy D. Empezaba la década de los 80 y los dos jóvenes comenzaron a frecuentar Two-Fifth Park en Queens, donde se organizaban fiestas y varios DJs se reunían para hacer gala de sus skills. Entre todos, había uno que destacaba por encima del resto, un muchacho que se hacía llamar Jazzy Jase. Jazzy escuchó rapear a Run y a Easy D y la conexión fue instantánea.

Es necesario hacer un pequeño parón para centrarnos en esta figura. Jason “Jazzy Jase” Mizell nació en Brooklyn en 1965, pero a los 10 años se mudó a Hollis con su familia. Un virtuoso de la música, a los cinco años ya tocaba la batería y cantaba en el coro de la iglesia, y en la adolescencia aprendió a tocar la tuba, el trombón, el teclado y el bajo. Pero iban a ser las ruedas de acero las que iban a darle el sustento para siempre. Jazzy fue de los primeros DJs en hacer scratch en Two-Fifth Park y sus característicos atuendos de B.boy con cadenas de oro y Adidas no le hacían pasar desapercibido. Así las cosas, cuando Run e Easy D decidieron fundar su propio grupo, tuvieron claro que Jazzy Jase, que iba a cambiar su apodo por el de Jam Master Jay, debía ser su DJ.


El nacimiento de un grupo

Llegamos a 1982 y Run e Easy D, con el instituto ya acabado, tenían claro que querían grabar juntos. Sin embargo, había un pequeño problema de base: Run quería grabar de nuevo bajo la batuta de su hermano y a éste no le gustaba el estilo de rapear de Easy D, el cual consideraba muy agresivo. Pero el que es bueno lo es, y Russell tuvo que rendirse a la evidencia y decidió ayudarles para que grabaran un single y obtuvieran un contrato discográfico. Aunque no sin antes dar su toque ejecutivo: cambió el alias de Easy D por el de DMC y decidió bautizar al grupo como Run-DMC. A los miembros casi adolescentes de la banda les sentó como una patada en la entrepierna, pues ellos querían seguir la estela de otros grupos que parecían tener nombres más propios de superhéroes que de artistas, pero Russell era el experto en la industria y sabía lo que se hacía.

De este modo, Run-DMC grabó su primer tema de verdad como grupo, “It’s Like That”, junto al productor Larry Smith. Russell hizo su parte de productor/ mánager/ gurú de la industria y logró que Cory Robbins, de Profile Records, escuchara la cinta. Y su reacción no se hizo esperar: Robbins dio al grupo 2000 dólares de la época para que regrabaran la canción y añadieran una cara B. Run-DMC hizo justo eso y le devolvieron a Robbins el tema anteriormente mencionado junto con “Sucker MC’s”.


Y entonces el Hip Hop cambió.

Tanto “It’s Like That” como “Sucker MC’s” eran algo nunca antes visto en una grabación de Hip Hop. El primer tema se alejaba de la temática festiva de muchas canciones de rap de la época, hablaba de desempleo, de que el mundo se estaba yendo al garete y eso se veía en las calles de Nueva York. Y todo esto lo hacía sobre una base en la que únicamente había unos sonidos de sintetizador y un patrón rítmico digital, tan solo aderezado con scratches de Jam Master Jay. Por si esto fuera poco, Run y DMC rapeaban sus respectivos versos entrelazadamente, creando una estructura que muchos no habían visto nunca antes. Pero “Sucker MC’s” no se quedaba corto, y lo que parecía que iba a ser una cara B grabada por necesidad acabó convirtiéndose en todo un himno. De nuevo el ritmo destaca por su minimalismo y la lírica por el nuevo estilo vacilón, atrevido y provocador de los MC’s. Si a todo esto le sumamos el elemento estético, el cóctel era explosivo: chavales vestidos como en la calle, de b.boys, con sus cadenas, chándals de Adidas o directamente de negro, ataviados con Fedoras; incluso DMC usaba gafas. Run-DMC exudaban “Realness” por todas partes. Acababan de poner la primera piedra que sería la fundación del Hip Hop de los ochenta y estaba claro que los chicos de Hollis tenían que grabar un disco.

Take a count, 1 2 3: Jam Master Jay, Run-DMC

El 27 de marzo de 1984 salió a la venta el primer álbum de Run-DMC de título homónimo. El disco abre con “Hard Times”, un tema grabado originalmente por Kurtis Blow un tiempo atrás en un tono menos agresivo. Una vez más Larry Smith y su banda, Orange Krush, se encargan de proporcionar los ritmos digitales vacíos de melodías para que los dos MC’s acaparen toda la atención. Run y DMC se reparten las frases dentro de las estrofas hablando de los tiempos difíciles para Nueva York, algo que, por difícil de creer que parezca hoy en día, no era habitual rapear en aquella época. Seguidamente nos encontramos con otro tema que iba a marcar un antes y un después, “Rock Box”. Uno de los aspectos de esta nueva escuela del rap fue la inclusión de elementos rockeros. Ese track es, posiblemente, la primera prueba de ello, con Eddie Martínez a la guitarra eléctrica. Run y DMC vuelven a rapear en conjunto, terminándose las frases el uno al otro y vacilando de estilo, vaticinando el éxito del que iban a gozar. Para todos los que hoy hablan de beber champán en cadillacs, Run-DMC ya lo hicieron en 1984. El videoclip de la canción tiene el honor de ser el primero de rap en aparecer en la MTV y contiene la mítica frase dirigida a Jam Master Jay “our DJ’s better than all these bands!”.

Y si hay algo que el grupo siempre se encargó de defender, es justamente la figura del DJ o, mejor dicho, su DJ. El puesto número tres del tracklist va para la canción “Jam Master Jay”, un homenaje al DJ en el que los MC’s le dedican sus versos y Jay se dedica a hacer gala de sus skills. Como cuarto tema encontramos “Hollis Crew”, haciendo uso de la costumbre de remarcar el lugar de procedencia. El track es una continuación de “Sucker MC’s”, puro vacile, si bien resulta curioso de alguna manera que dicho tema aparezca a continuación en la lista, aunque el oyente experto ya pudiera conocerlo de su edición en single. Son justamente los singles que hemos mencionado anteriormente los que ocupan los puestos seis y siete del álbum.

Entrando ya en la recta final del álbum nos topamos con “Wake Up”, donde el grupo habla del sueño que tuvo en el que los pueblos estaban unidos pero era tan solo eso, un sueño. Una línea de bajo muy ochentera acompaña durante toda la canción, además de un recurrente “wake up” distorsionado. En “30 Days” tenemos, posiblemente, el tema más disco del álbum. Puede interpretarse como una respuesta medio en coña al éxito “It’s Raining Men”, donde los MC’s parecen dirigirse a una mujer a la que le dicen que si no les gusta puede devolverlos en un plazo de 30 días totalmente gratis. Larry Smith de Orange Krush, como a lo largo de todo el disco, vuelve a estar en los aparatos y el sintetizador que da color al estribillo es obra suya.

Si antes nos habíamos encontrado con un tema homenaje a Jam Master Jay, el track que cierra el disco es directamente el propio Jay haciendo lo que mejor sabe. “Jay’s Game” es una sucesión de frases scratcheadas donde demuestra ser de los mejores, si no el mejor DJ de su tiempo.


La realeza

Run, DMC y Jam Master Jay abrieron una nueva puerta dentro del género. Sus canciones trascendían los ripios festivos que habían popularizado a los MC’s en las fiestas. Sus letras hablaban de realidad y eran vacilones. Su estética no tenía nada que ver con la de otros grupos que parecían disfrazarse en el escenario, sino que actuaban tal y como lo hacían en la calle. Rapeaban sobre producciones digitales con muy pocos sampleos y se alejaban de los breaks que hasta entonces habían dado forma al Hip Hop. Lo mismo rapeaban a la vez terminando las frases el uno del otro que hacían estrofas enteras, cortas o largas, salteadas o no. Y habían dejado que el rock and roll también se adentrara en sus dominios. Run-DMC no tenían un nombre de grupo de superhéroes, Run-DMC se llamaban así porque esos eran sus nombres, y lo que en un primer momento no gustó nada a los integrantes de la banda, luego acabó por encajar como una seña de su identidad.

Este primer álbum de la banda alcanzó el puesto número 14 en las listas R&B y el número 53 en la lista Billboard 200, números equivalentes a éxito para la época. Es justo reconocer que una gran parte de dicho éxito fue responsabilidad de Russell Simmons y Larry Smith. El primero por su labor como representante y visionario de la industria, y el segundo por su labor de productor e ingeniero junto a Orange Krush.

Hoy, en pleno 2017, cuando echamos la vista atrás y posamos los ojos sobre la década de los 80, inevitablemente nos percatamos de que ya ha pasado el tiempo. Hace 33 años desde que “Run-DMC” salió a la calle y hoy en día ya utilizamos el término vieja escuela para referirnos al álbum y al grupo. No obstante, no debemos olvidar que Run-DMC capitanearon la nueva escuela del Hip Hop cuando éste era apenas un crío y que son responsables directos de que el Hip Hop haya llegado hasta nuestros días tal y como lo conocemos.

R.I.P. Jam Master Jay.

By Nico
Run Dmc - Run DMC Run Dmc - Run DMC Reviewed by Dave Bee Soulbrother on 12.11.17 Rating: 5

Recent