• Mobb Deep - The Infamous

    El Bronx, Manhattan, Brooklyn, Queens y Staten Island. Distritos que son como ciudades dentro de esa megalópolis que es Nueva York. Cada borough posee sus propios artistas emblemáticos, algunos más exitosos que otros, pero que son verdaderas leyendas. A finales de los años 80 el rap se expandía como la pólvora por todos los barrios y al Bronx le costaba cada vez más conservar la corona; más y más chavales empezaban a rimar e iban subiendo el nivel a un ritmo estratosférico.

    El rap llegó, naturalmente, hasta Queens, donde Kejuan Muchita y Albert Johnson fueron unos muchachos más impregnados por la fiebre del Hip Hop. Pero con una pequeña diferencia. Y es que formaron una de las mejores duplas que ha dado el Hip Hop en la historia: Mobb Deep.

    Juvenile Hell

    Acababa de comenzar la última década de siglo cuando Kejuan y Albert se conocieron. Kejuan, más conocido como Havoc, era oriundo de Queens pero acudió a la Graphic Arts High School de Manhattan. Allí conoció a Albert, más conocido como Prodigy, natural de Hempstead, al este de Queens. Los dos procedían de la misma zona a grandes rasgos pero jamás habían coincidido, por lo que fue una sorpresa que los dos vecinos se tuvieran que conocer en Manhattan. Pronto descubrieron que ambos compartían un gran interés por hacer rap y se unieron como grupo bajo el nombre de Poetical Prophets.

    Así, en 1992 sacaron la primera demo del grupo: “Flavor for the Nonbelievers”. Las maquetas fueron rulando de mano hasta que llegaron a la gente de 4th & B'way Records, un subsello de Island Records. Parecía que habían llegado y besado el Santo: tan solo una demo y ya estaban en un subsello de una de las discográficas más potentes de la época. Por aquel entonces Puff Daddy también estaba tanteando a Havoc y Prodigy para que firmaran con él, aunque tenía una exigencia: debían cambiarse el nombre. Fue de esta manera como los Poetical Prophets acabaron cambiando su nombre a Mobb Deep. Finalmente nunca firmaron con Puffy, pero aprovecharon la oportunidad de 4th & B'way Records y en tan solo un año ya tenían listo su álbum debut, “Juvenile Hell”, un disco con 14 tracks con las colaboraciones de DJ Premier y Large Professor en dos instrumentales. A priori tenían papeletas para que todo saliera bien, pero no fue así. El disco fue más bien un fracaso comercialmente hablando y en 4th & B'way Records decidieron deshacerse de ellos. Una experiencia agridulce para la dupla, pero muy significativa, pues apenas tenían 17 años y ya habían visto de primera mano cómo funcionaba el asunto. ¿Qué tocaba hacer, pues? Havoc y Prodigy lo tenían muy claro, eso no era más que el principio de Mobb Deep y lo mejor estaba por llegar.

    Tan solo unos meses después de que su anterior sello decidiera prescindir de ellos, Loud Records ofrecieron a Mobb Deep un contrato. Loud iba a sacar el primer álbum de Wu-Tang Clan al poco y el buen recibimiento de su single “Protect Ya Neck” había animado al sello a buscar a otro grupo de la zona para que formara parte de sus filas. Entraba el año 1994 y Mobb Deep comenzaba a trabajar en su segundo álbum de estudio, el cual les iba a cambiar la vida: “The Infamous”.

    Havoc y Prodigy decidieron que su nuevo álbum iba a estar producido prácticamente en su totalidad por ellos mismos, un cambio respecto a su debut. ¿Acaso tenían idea esos dos chavales de 19 años de lo que era producir un disco? Si no lo sabían, lo descubrieron, y fue la mejor decisión que tomaron. Tras aproximadamente un año de proceso creativo y grabación, el 25 de abril de 1995 veía la luz “The Infamous” y el término hardcore rap tomaba un nuevo significado.


    Official Queensbridge Murderers

    Havoc y Prodigy parieron un disco oscuro, hardcore, rudo, que retrataba la violenta realidad de Queens con una crudeza implacable. No eran los adolescentes de “Juvenile Hell”, eran la voz amarga de las calles de Nueva York, con un micrófono en la mano y un arma en la otra.

    En “The Start of your Ending (41st Side)” dejan bastante claro de qué palo van. Sobre un ritmo con un piano suave de fondo escupen frases que te hacen pensar en si es de verdad Nueva York lo que Woody Allen saca en sus películas: “Forever wildin' that's how we live up in the Bridge”, “Our sons will grow up to be murderers and terrorists”. Por si no nos estaba quedando claro, el segundo corte es un interludio de dos minutos y pico donde Prodigy se limita a hablar, dejando claro que Mobb Deep no tiene nada que ver con raperos falsos; The Mobb son reales, cien por cien calle y si les buscas las cosquillas se las vas a encontrar. El tema le valió a Prodigy un beef con Keith Murray que iba a durar toda la vida.

    Seguimos con títulos amenazadores y nos topamos con uno de los himnos del disco y del rap hardcore para la posteridad, “Survival of The Fittest”. Havoc se encargó, como casi siempre, de producir el esqueleto de la canción. Cuando estaba a punto de borrar la instrumental, Prodigy le convenció para que no lo hiciera, y empezaron a escribir sobre el ritmo. El resultado está ahí: en la calle solo sobreviven los más fuertes. Detrás de la admiración que despierta la crónica de la vida en Queens de unos jovencísimos Prodigy y Havoc, está la inquietante y triste realidad que lleva a un muchacho de 19 años a empezar una canción diciendo “there's a war goin' on outside no man is safe from”.

    Ya ha quedado claro que Queensbridge está en la casa cuando Mobb Deep pilla el micro. Si juntamos esto con el hecho de que compartían discográfica con Wu-Tang Clan, solo cosas buenas podían pasar, y lo vemos en “Eye for a Eye (Your Beef Is Mines)”, donde tenemos en un mismo track a Nas y a Raekwon. Havoc y Nas se conocían desde niños del barrio y a Raekwon lo conocieron tras firmar con Loud. La conexión fue instantánea en una época en la que, pese a la violencia que retratan Mobb Deep en sus letras, la relación general entre grupos de Hip Hop de Nueva York era muy buena. De hecho, el propio Raekwon les indicó que tenía ganas de conocer a Nas y hacer algo con él. Havoc y Prodigy lo vieron claro: los invitaron al estudio y grabaron para su álbum. Un temazo con un sample de Al Green, nuevamente obra de Havoc. No sería, sin embargo, el único tema en el que Wu dejaría su marca, pues el propio Raekwon aparece en “Right Back at You”, junto a Ghostface Killah y Big Noyd.

    Éste último merece una mención aparte. Big Noyd era un colega del barrio que se dedicaba, principalmente, a trapichear y a hacer negocios en las calles. Rapear no era lo principal para él, pero Mobb Deep se lo llevaban a grabar siempre que podían. Aparece en “Party Over” y “Give Up The Goods (Just Step)” con una más que notable actuación. Tanto es así, que tan solo su estrofa en esta última canción le valió un contrato por valor de 300.000 dólares con Tommy Boy.

    Continuando con las colaboraciones, hay una que realmente no debería ser considerada como tal. Hablamos de Q-Tip, que actuó como un miembro más de la banda a lo largo de todo el proceso de creación del disco. Sí, parece raro que el mismo tipo que hacía canciones sobre el colesterol y que se vestía de colores estuviese ayudando a unos gángsters que hacían hardcore rap, ¿no? Pero fue exactamente así. Mientras que Havoc producía el esqueleto de las canciones y Prodigy añadía retoques, Q-Tip actuaba como penúltimo filtro, agregando detalles, aplicando cambios y, en definitiva, haciendo que todo sonara mejor. Solo aparece como productor en tres tracks y como colaboración vocal en uno, pero como decimos, “The Infamous” no hubiese sido lo que fue sin la participación de Tip.

    Su impronta la vemos en unos de los mejores cortes del disco, “Temperature’s Rising”, dedicada a Killa Black, hermano mayor de Havoc. Éste era un gángster bien conocido en Queens, hasta el punto de que la leyenda afirma que Havoc podía andar por donde quisiera de Queens con la certeza de que nadie le iba a hacer nada, dado que era hermano de Killa Black. Un día, de camino al estudio, Prodigy y Havoc recibieron la noticia de que la policía había atrapado a Killa Black, que estaba en busca y captura. Llegaron al estudio y escribieron la canción, vertiendo su corazón en este tema epistolar. Se mezclan la crudeza del barrio con el amor y la lealtad que éste enseña y el resultado es un track hardcore con mucha alma, con Crystal Johnson al estribillo. Años más tarde, Killa Black acabaría quitándose la vida de un disparo.


    Un total de 16 canciones da para mucho y los temazos abundan, pero hay uno que sobresale por encima del resto. Lo que Havoc y Prodigy lograron con “Shook Ones Part II” es historia viva del hardcore rap, de Queens, de Nueva York y del Hip Hop al completo. Un sample perfecto de Quincy Jones abre la canción para llevarnos hasta un piano siniestro sampleado de Herbie Hancock. Aquí los rappers mandan un mensaje a los wannabes, dejando claro que no puedes jugar a ser malote, o estás dentro o fuera. Aunque líricamente el tema no dista de otros del álbum, la instrumental, la elección de palabras, el sonido, todo da lugar a una atmósfera única. “To all the killers and a hundred dollar billers /For real, niggas who ain't got no feelings”. Una introducción mítica para uno de los temas que mejor ejemplifica la época dorada del Hip Hop estadounidense y un estribillo sinónimo de Mobb Deep y de realness con su “‘Cause ain't no such things as halfway crooks”. Recordemos que tenían 19 años cuando escribieron este track, pero conforme avanza la canción, cada frase es más cruda que la anterior: “For all of those who wanna profile and pose /Rock you in your face, stab your brain with your nose bone”, “Sometimes I wonder, do I deserve to live? /Or am I goin' to burn in Hell for all the things I did?”. Una pasada. Y una de las mejores canciones de los años 90.

    Queens get the money

    “The Infamous” vendió 500.000 copias en tan solo dos semanas y entró en las listas de ventas con fuerza, donde estuvo durante más de 30 semanas. Mobb Deep lo habían logrado. Habían conseguido hacer el disco que ellos querían, quitándose el yugo de su primer álbum y encima teniendo éxito en ventas. Personalmente, cuando pienso en Hip Hop de los 90, entre los primeros cinco temas que se me vienen a la cabeza está Mobb Deep con “Shook Ones Part II”. Un ejemplo de tenebrosa hermosura que rezuma realidad, skills y aprendizaje.

    Tan solo un año más tarde volverían a colocar la corona sobre Queensbridge con “Hell on Earth”. Mobb Deep ya se habían convertido en clásicos, lo cual significa que hagas lo que hagas en el futuro, siempre tendrás en tu legado una obra tremenda. Un peso que muchos artistas no son capaces de soportar, pues no es fácil convertirse en leyenda con solo 20 años, y los propios Prodigy y Havoc han renqueado en ocasiones, pero siempre han sabido mantenerse a flote.

    En unos días se cumplen 22 años de la publicación de “The Infamous”. Escuchar el álbum hoy en día es como regresar a 1995 por lo que representa, pero no porque haya envejecido mal: los temas siguen sonando en el coche, en la radio o en el ordenador con la misma potencia y frescura que el primer día. Mobb Deep siguen publicando discos y dando conciertos y si, como el que suscribe, has tenido la oportunidad de ver “Shook Ones Part II” en directo, puedes decir con una sonrisa que has visto historia viva del hardcore rap, historia viva del Hip Hop.
    By Nico
  • You might also like