• 2Pac - All Eyez On Me

    Dicen que los clásicos nunca mueren, pues su influencia es tan potente que perdura en el tiempo. Sin embargo, resulta irónico que justo sea la muerte quien decida cuándo un artista obtiene el estatus de clásico. Si ese momento se produce cuando el individuo aún es joven y está en el punto álgido de su carrera, se convierte instantáneamente en un clásico, en un ídolo, en un tótem. Son inmensamente conocidos los miembros del club de los 27, con Amy Winehouse, Janis Joplin o Kurt Cobain como socios destacados, por mencionar unos pocos. En el universo Hip Hop son muchos los artistas que han sido bendecidos por la muerte, a menudo violenta, y se han convertido en absolutos mártires del género y de las calles.

    Pero si hay alguno que brille con luz propia y destaque por encima del resto, ese es Tupac Amaru Shakur, más conocido como 2Pac. En septiembre de 1996 cuatro disparos acabaron con la vida del rapper, pero apenas medio año antes dejó el que fue su último disco en vida y el más exitoso de su carrera: “All Eyez on Me”.

    Lesane Parish Crooks

    Resumir la vida de 2Pac en unos párrafos es imposible. Su paso por la Tierra fue tan intenso que podríamos llenar páginas y páginas. El que acabaría convirtiéndose en el mayor exponente de la Costa Oeste nació justamente en Nueva York con el nombre de Lesane Parish Crooks, aunque fue pronto rebautizado como Tupac. Sus padres eran miembros muy activos de los Panteras Negras al igual que muchos de sus familiares, de manera que el joven Pac creció viviendo muy de cerca este movimiento y supo desde pequeño qué eran las persecuciones policiales. Su padrastro fue uno de los fugitivos más buscados por el FBI durante años y la propia madre del artista estuvo en prisión.


    Las circunstancias no fueron particularmente cómodas para 2Pac y su familia y fueron frecuentes sus mudanzas, a menudo en condiciones que rozaban la pobreza. A Nueva York le siguió Baltimore y más tarde Marin City, cerca de San Francisco. A pesar de su situación, 2Pac mostró siempre una gran vena artística, y durante su adolescencia participó en grupos de teatro, aprendió ballet, escribió poemas y se sumergió en la literatura. De hecho, son muchos los que dicen que 2Pac acabó pasándose al lado gángster de la vida harto de tener que esconder sus gustos de tipo más intelectual. Su madre arrastraba una adicción a las drogas considerable que alcanzó su punto crítico cuando se mudaron a California. Fue ahí cuando 2Pac tuvo que tomar duramente la decisión de buscarse la vida por sí mismo; donde antes había libros, ahora había drogas que vender y dinero que ganar si quería sobrevivir. En este contexto fue cuando Pac se sumergió por completo en el universo Hip Hop. Y así, acabó trabajando con Digital Underground como asistente, bailarín y finalmente MC de pleno derecho. Los 90 iban a empezar y el grupo fue el trampolín que Pac necesitaba para conquistar la música y el cine.

    En 1991 el MC lanzó su primer álbum de estudio en solitario, “2Pacalypse Now”, con letras haciendo alusión a la realidad que había vivido 2Pac como afroamericano: pobreza, racismo, brutalidad policial y embarazos adolescentes son algunos de los temas que trató Pac en su primer disco. El álbum no fue un éxito total, pero la primera piedra de su carrera ya estaba puesta. Al año siguiente, Pac tuvo su primer papel protagonista en una película, “Juice”, y las críticas fueron positivas. En menos de un año 2Pac estaba sonando en tu radio y actuando en tu pantalla.


    En 1993 vio la luz su segundo álbum, “Strictly 4 My N.I.G.G.A.Z…”, donde los temas sobre política y conciencia social combinados con la realidad de las calles ocupaban todo el protagonismo, y se metió directamente en el Top 20. Por si esto ya fuera poco, 2Pac se consagró en la gran pantalla con “Poetic Justice”, junto a Janet Jackson, y “Above the Rim”. Ya era oficial: 2Pac era una estrella y una figura establecida. Pero a finales de ese mismo año se produjeron unos acontecimientos que iban a dar un giro a su vida a todos los niveles. Problemas con la ley

    2Pac tuvo enfrentamientos con la ley desde siempre. Su madre había estado en prisión por su activismo y su padre tuvo que huir a Cuba para esconderse de la policía, cosas que hicieron que Pac no tuviese una muy buena percepción de las fuerzas del orden. Pero en noviembre de 1993 el hecho del que se acusaba a 2Pac fue distinto. Una mujer con la que Pac había mantenido relaciones previamente acusó al rapper de haber abusado de ella junto con otros amigos del MC. Pac nunca había tenido problemas en enfrentarse a la policía o meterse en peleas con armas de por medio, lo que ya le había supuesto algunos días en prisión o trabajo para la comunidad, pero esto le pilló de sorpresa. Con estos hechos de telón de fondo, unos días antes del juicio se produjo uno de los acontecimientos que iba a definir la Historia del Hip Hop. 2Pac se encontraba en Nueva York e iba a grabar en Quad Recording Studios a medianoche cuando un grupo de personas se le acercó e intentó robarle. Pac acabó recibiendo varios disparos aunque sobrevivió, pero tuvo claro quiénes habían orquestado el ataque: La gente de Bad Boy, con P. Diddy a la cabeza junto con su hasta entonces gran amigo, Biggie, y a partir de ese momento su mayor enemigo. Acababa de empezar la guerra entre costas. Posiblemente toda su situación contribuyó a que su tercer álbum, “Me Against the World”, fuera más personal y reflexivo que los dos anteriores. Ninguna investigación policial corroboró la teoría de Pac sobre la implicación de Bad Boy records en el asalto y en cuanto a la acusación por abusos sexuales, negó que cualquier relación mantenida no fuera consensuada. Pero pese a ello, 2Pac fue sentenciado y entró en prisión en Febrero de 1995 sin saber cuándo saldría, ya que la sentencia podía llegar a mantenerle hasta cuatro años y medio encerrado.

    Pero pasados 11 meses entró en escena Suge Knight, el capo de Death Row Records. Knight pagó 1,4 millones de dólares como fianza para que 2Pac saliera de prisión y firmara por su discográfica. En el contrato se estipulaba que a cambio de la fianza que había pagado Death Row, 2Pac se comprometía a sacar tres discos con el sello. Nada más salir de prisión, Pac cogió un avión a Los Ángeles, se fue de fiesta y empezó a grabar su último disco en vida: “All Eyez on Me”.

    El centro de todas las miradas

    Tan solo cuatro meses después de abandonar la cárcel, 2Pac lanzaba su cuarto álbum de estudio el 13 de febrero de 1996. La vuelta al ruedo de Pac fue a lo grande, presentando un doble CD con un total de 27 canciones, lo que suponía que había saldado más de la mitad de la deuda contraída con Death Row cuando Knight pagó su fianza.


    “All Eyez on Me” es sin duda el álbum en el que 2Pac se muestra más gangsta según los cánones. 2Pac fue un exponente del gangsta rap, no cabe duda, pero realmente fue este álbum el que lo encumbró como una eminencia del género. Si escuchamos otros álbumes de 2Pac, vemos a un guerrero más que a un gángster, pero en “All Eyez on Me” el equilibrio entre ambas posturas es casi del 50%, por no decir que la vertiente gángster es la que gana. Pese a su crudeza y sus problemas, 2Pac siempre había hecho un rap contestatario, incluso político en ocasiones. Pero para este doble álbum 2Pac tenía sobre todo ganas de pasarlo bien, de rapear a todo el mundo que estaba de vuelta, libre, lleno de rabia y energía pero triunfante.

    El peso de la producción en el disco lo llevaron Daz Dillinger y Johnny "J", pero encontramos igualmente sublimes producciones de Dr. Dre, el favorito de Death Row; Dj Quik o un joven Timbaland, entre otros. De igual modo, un doble disco da para muchas colaboraciones. La crème de la crème de California quiso estar presente en el retorno de su emperador, e incluso otros no californianos: Snoop Doggy Dogg, Nate Dogg, Daz Dillinger, Kurupt, Method Man, Redman, Roger Troutman, George Clinton, Big Syke, E-40 y un largo etcétera aparecen en el disco.

    El doble álbum arranca con “Ambitionz Az a Ridah”, producido por Daz Dillinger. Una oda a la thug life de 2Pac, justo lo que representan estos dos discos. Todo lo que podemos escuchar en este álbum habla de la realidad de 2Pac, en ocasiones más o menos cruda. “All Eyez on Me” lo tiene todo porque representa un momento específico en la vida de 2Pac, incluso un momento particular en la Historia del Hip Hop.


    El primer single del álbum fue “California Love”, con Dr. Dre tanto a la producción como al micrófono y con Roger Troutman, el maestro del talk-box. Hay poco que añadir que no se haya dicho ya sobre este auténtico himno de la Costa Oeste y realmente del rap mundial. Una de las dos únicas producciones que incluyó Dr. Dre en este trabajo, pero sin lugar a dudas de las mejores canciones del álbum. El tema subió directamente al primer puesto de las listas de éxitos y lleva desde 1996 rompiendo clubes y haciendo que queramos mudarnos a California aunque solo sea un fin de semana para pegarnos una buena fiesta.

    El segundo single fue “2 of Amerikaz Most Wanted”, junto a Snoop Doggy Dogg. Snoop había sido absuelto de los cargos de homicidio que se le imputaban, de manera que ambos están en esta canción celebrando su libertad. El videoclip del tema parodia en la intro a Biggie y Puff Daddy tras el tiroteo del que fue víctima 2Pac. Algo bastante marca de la casa en Death Row, si tenemos en cuenta que Dr. Dre también hizo lo propio incluyendo parodias de Eazy-E en sus primeros singles.

    Pero no hay thug life si no hay mujeres, y tras su condena por abuso sexual Pac quería dejar claro su punto de vista sobre las groupies y las golddiggers. Lo podemos ver en varios temas a lo largo del álbum: “All Bout U”, “Skandalous”, “Wonda Why They Call U Bitch”. En todos estos temas el toque RnB es palpable, especialmente por los estribillos, donde en su mayoría encontramos a Nate Dogg. Aunque si unos párrafos más arriba mencionábamos la sublime producción de Dr. Dre en “California Love”, el doctor se superó en “Can’t C Me”. G-Funk increíble con la colaboración del originator, el maestro George Clinton. 2Pac se jacta de estar haciendo lo que quiere hacer pese a todos los enemigos que están ahí fuera. El título del tema está directamente relacionado con el del álbum; Pac sabe que es el centro de todas las miradas, todo el mundo está pendiente de lo que haga, pero aún así no puedes verle.

    Todo lo descrito hasta ahora encaja milimétricamente con la percepción general de lo gangsta. Vemos fiestas, mujeres, thug life. 2Pac sabía cómo poner todo eso en canción, no tenemos más que darle al play para comprobarlo. Sin embargo, algo en lo que 2Pac destacaba por encima de muchos era por su capacidad de contar historias y retratar así lo que se vive en muchos barrios de Estados Unidos. Tendemos a pensar que solo las fiestas y el champán encajan dentro de esa categoría, pero no hay nada más gangsta que hablar sobre cómo un niño se convierte en un matón, sobre cómo la muerte ha llegado antes de hora a amigos porque no tenían los medios que los alejaran de la violencia, sobre la condena y la bendición que es vivir la gangsta life. Eso es lo que, en opinión del que suscribe, diferencia a 2Pac del resto, y lo podemos ver en temas como “Shorty Wanna Be a Thug”, “Life Goes On”, “Only God Can Judge Me” o “Ain’t Hard 2 Find”.


    Aunque este es el disco en el que vemos a un 2Pac más hardcore, no dejamos de percibir a 2Pac como un poeta haciendo gangsta rap. Es fácil discutir esta afirmación teniendo en cuenta que Pac mostraba mujeres y joyas en sus vídeos como el que más, pero si somos capaces de analizar su trayectoria podremos ver a un muchacho enfadado con el sistema, lleno de rabia y de energía, pero con una sensibilidad que le llevó a aprender ballet, a sumergirse en las obras de Shakespeare, a escribir poemas y a ser actor. Todo ese conjunto acabó dando lugar a un gángster, pero posiblemente el gángster más romántico de su época.

    El disco cuenta con muchas más canciones que no hacen más que encumbrar la obra de Pac: “Run Tha Streetz”, “Picture Me Rollin’”, “Tradin War Stories”, “When We Ride”, “Thug Passion”, etc. Con estas 27 canciones Pac dejó claro que nada podía pararle y en una semana apenas se vendieron medio millón de copias. El álbum fue un éxito instantáneo. Pero pese a que Pac creyera que nada podía pararle, algo iba a hacerlo.

    Las Vegas Boulveard y el legado del príncipe

    “All Eyez On Me” llevaba seis meses en la calle. Las ventas funcionaban y 2Pac volvía a gozar de su estatus de estrella. El 7 de septiembre de 1996 Pac se encontraba en Las Vegas con Suge Knight y más gente del entorno de Death Row para ver el combate entre Mike Tyson y Bruce Seldon. Pac era amigo de Tyson, así que era habitual verlo animar a su compadre. La velada acabó y Pac y los suyos se iban de fiesta cuando en un semáforo un Cadillac blanco se posó al lado del coche en el que iba Pac y desde su interior alguien disparó al rapper antes de darse a la fuga. Pac fue trasladado al hospital pero murió seis días después con tan solo 25 años de edad.

    Los medios ardían ante la noticia, ¿quién había matado a Tupac Shakur? ¿Tuvo algo que ver la rivalidad entre costas? ¿Estarían Biggie y Puff Daddy detrás de todo? Esa misma noche Pac y los suyos habían tenido una pelea con un miembro de los Crips, ¿mataron los Crips a 2Pac? Las preguntas iban a flotar en el aire para siempre, porque la policía jamás pudo confirmar quién acabó con la vida de uno de los ra[[ers más famosos de todos los tiempos.

    Hay muchos hiphoppers a los que no les gusta 2Pac, pues para gustos los colores. Lo que es incuestionable es la influencia que éste ha tenido en el Hip Hop y en su desarrollo. Pac capitaneó la época en la que el Hip Hop estaba empezando a copar las listas y fue de los primeros rappers en actuar en películas de verdad, no como extensión de una carrera musical exitosa. Fue el primer artista de Estados Unidos en tener un número 1 estando en la cárcel, con la publicación de “Me Against The World”. Era un tipo que no se podía estar quieto, lo que a menudo le metía en líos gordos, pero tenía un sentido del honor y de la lealtad estratosférico.

    “All Eyez On Me” es uno de los álbumes más vendidos de la Historia de la música, sin distinción de géneros. 2Pac no vivió para ver hasta dónde iba a llegar su éxito. Es legítimo preguntarse si al seguir vivo Pac se hubiese convertido en lo que es hoy, pero si bien hay artistas que se convierten en estrellas solo por morir, 2Pac ya era un figura antes de hacerlo por su carisma, por su trabajo y por sus polémicas; la muerte tan solo talló la medalla que él ya llevaba en vida.

    Afortunadamente para todos los fans, Pac dejó incontables grabaciones, lo que ha permitido que disfrutemos de discos póstumos suyos a mansalva. Sin embargo, “All Eyez On Me” siempre será el último disco que Pac dejó en vida. Todas las miradas estaban puestas en él y de una manera u otra, siempre lo estarán, gracias a su música.
    By Nico
  • You might also like