• Hip Hop y Hollywood

    En Soulbrother nos hemos planteado hacer un repaso por la huella que ha dejado en el mundo del cine el Hip Hop y de qué manera algunas de sus figuras más representativas han crecido en el mundo del celuloide. Esto no pretende ser un repaso al cien por cien de los títulos de cada rapero, tan solo queremos señalar algunas apariciones.

    Así que, haciendo un ejercicio original y sorprendente, comencemos por el principio.

    Años 80: Los orígenes

    Las primera película que recoge la cultura Hip Hop en la gran pantalla apareció en 1983, uno de los títulos más míticos que se conocen: Wild Style. Una película que muestra los primeros pasos de los diferentes elementos ( DJ, MC, Breaking y Graffiti ). El movimiento Hip Hop no paraba de crecer y los títulos empezaban a llegar a pares. Style Wars es otra obra que pudimos ver ese año y que muestra perfectamente los orígenes del movimiento, aunque más centrada en el graffiti.

    Un año más tarde, en 1984, llegarían tres títulos centrados en la parte de la cultura Hip Hop que más llamaba la atención y que era más fácil de vender como era su baile. Beat Street sería la versión más seria, la cual llegaría acompañada por Breakin´ y su secuela Electric Boogaloo, con un enfoque más dulce y familiar, sin perder la esencia del baile. En Breakin’ tenemos varias curiosidades que comentar, entre ellas que pudimos ver a un joven Ice T rapeando su tema Reckless y la otra que también podemos ver a otra estrella, esta vez a un joven Jean-Claude Van Damme formando parte de un grupo de espectadores que disfrutan de los movimientos de Ozono y Turbina en la playa.

    En 1985 empezamos a ver a raperos, productores y demás personajes de la cultura Hip Hop protagonizar títulos, como Krush Groove, donde Run Dmc, Fat boys, LL Cool J, Kurtis Blow o Rick Rubin son las estrellas.

    Run Dmc repetirían en 1988 como actores en la película Tougher Than Leather, conocida en España como Ciudad Sangrienta y donde aparecían Beastie Boys y Slick Rick. Y no podemos olvidar la película que realizaron Fat Boys en 1987, Tres gordos y un millonario.

    Ya en 1990 llegaría un título que nos marcaría a muchos por aquella época, House Party, con Kid-N-Play y un joven Martin Lawrence interpretando al DJ de la fiesta. Debido al éxito de la película habría hasta 5 secuelas en los años posteriores, que no llegaron a estar a la altura de la primera entrega y que cada vez contaban con menos presupuesto.

    1991 nos dejó la película New Jack City, aunque no es un título que tenga que ver con la cultura Hip Hop, salvo porque aparece Ice T y por su banda sonora.

    En 1993 llegaría una película en tono de comedia como es CB4, donde el humorista Chris Rock refleja la cantidad de fakes que salieron por aquella época, los cuales decían ser gángsters y su realidad era otra. Podemos decir que con ese título se cerraron las películas que hablaban sobre el Hip Hop y a partir de ahí comenzaban las películas interpretadas por raperos, aprovechando su fama.

    De raperos a actores

    En los 90 una de las figuras más controvertidas del Hip Hop fue 2Pac, y también fue uno de los que mejor supieron aprovechar su paso por el mundo del cine. Comenzaría en 1992 con Juice, un año más tarde aparecería en Poetic Justice, junto a Janet Jackson, y en 1994 en Above The Rim. Años más tarde acompañaría a Mickey Rourke en Bullet y en 1997 se presentaron sus dos últimas películas, Gang Related y Gridlock’d.

    Otro que ha sabido meter la cabeza en la industria cinematográfica es Ice Cube, a quien en 1991 vimos en Boyz In The Hood, y que en 1995 arrancó con su serie de películas Friday y Barbershop. Ice Cube aparece en internet como actor y no como rapero y eso es debido a que desde 1997 el cine ha ocupado la mayor parte de su tiempo, con una primera aparición en Anaconda, para luego coprotagonizar Three Kings junto a George Clooney y Mark Wahlberg y acabar siendo el protagonista de la segunda entrega de XXX, en 2005. Así, más recientemente lo hemos visto en Ride Along y su secuela junto a Kevin Hart o en 21 Jump Street, donde acompañaba en los créditos a Channing Tatum y Jonah Hill.

    Si hablamos de raperos que han derivado en actores no podemos olvidarnos de Will Smith. The Fresh Prince of Bel-Air es ya parte de la cultura cinematográfica de finales del siglo XX y fue el trampolín que lanzó a Smith a la fama de la que hoy goza. Desde sus apariciones junto a Martin Lawrence en Bad Boys, pasando por Independence Day y Men In Black, a menudo nos olvidamos de que tuvo una carrera musical.

    Alguien que ha ido adentrándose más y más en Hollywood es Common, quien se dejó ver en 2002 en Brown Sugar, pero no sería hasta más tarde cuando se asentó en su faceta de actor, con su participación en Smokin´ Aces y en Wanted, junto a Angelina Jolie. A partir de ahí le hemos podido ver en películas como American Gangster, Terminator: Salvation y este 2017 estará presente en la secuela de John Wick, protagonizada por Keanu Reeves.

    Entre otros rappers-actores que cada vez tienen más de lo segundo podemos también destacar a Queen Latifah, LL Cool J y Ludacris, por mencionar a unos pocos, pues a cada segundo que pasa la lista va creciendo por kilómetros.

    Como hemos podido observar, pese a la participación de raperos en películas a lo largo de toda la década de los noventa, apenas ninguna tenía el Hip Hop como eje central de la trama. En 2002 vemos que esto cambia con una película que refleja una parte de la cultura que hasta ahora no habíamos visto en el cine: 8 Mile, con Eminem como protagonista, y que le permitió ser el primer rapero en obtener un Óscar, pues su canción “Lose Yourself” le obtuvo el galardón a mejor canción original. Siguiendo con películas que volvían a tocar la vertiente musical, en 2005 pudimos ver Hustle & Flow y la película de 50 Cent, Get Rich Or Die Tryin.

    En un último repaso rápido de títulos donde encontramos a raperos en películas podemos destacar How High, de 2001, con Redman y Method Man y Who’s The Man?, de 1993, donde tenemos como protagonistas a los míticos presentadores del programa Yo! MTV Raps, DR. Dre y Ed Lover. Tampoco podemos olvidar la película que protagonizó Vanilla Ice en 1991, Cool As Ice.

    Hip Hop y Hollywood, una misma industria

    El Hip Hop ya es una música más que consolidada a nivel mundial y es una parte muy importante de la cultura norteamericana. Esto hace que en los últimos años hayamos presenciado un aluvión de los llamados biopics de artistas Hip Hop, como Notorious en 2009, Straight Outta Compton en 2015 o la que podremos ver este 2017 de Michel’le, Surviving Compton: Dre, Suge & Michel’le.

    En los últimos años hemos visto cómo el formato serie ha ido ganando más terreno a las películas y, como era de esperar, el Hip Hop también tiene su parte del pastel en este formato. Obviando series en las que el Hip Hop es un elemento más, en los últimos 3 años hemos podido ver series en las que esta cultura (en ocasiones más bien industria) es el hilo conductor. Así, tenemos los ejemplos de Empire, The Get Down o Atlanta, esta última con Childish Gambino como protagonista y la cual le ha valido un Globo de Oro.

    Está claro que desde que se conocieron, el Hip Hop y el cine han sabido sacarse provecho el uno del otro. Lo hemos podido ver en todo su esplendor en obras como Step Up, You Got Served, Honey, Ghost dog: Way Of The Samurai, o Menace II Society. Tanto para promocionar la cultura (más en los comienzos), como para promocionarse como actores a dia de hoy o para aprovechar el tirón del Hip Hop y contarnos las historias de aquellos MCs que nos marcaron de alguna manera. ¿Podremos ver un biopic de Nas o Wu-Tang en el futuro? Creo que esa pregunta tiene una respuesta sencilla.

    By Nico & Dave Bee
  • You might also like