• Dr. Dre - The Chronic


    En unos días se cumplen 24 años de la publicación de uno de los discos más influyentes en la historia del Hip Hop: “The Chronic”, de Dr. Dre. Un álbum que supuso un punto de inflexión en la industria por muchas razones y que se convertiría en un clásico casi al instante.


    Pero pongámonos en situación. Es 1991 y N.W.A. publica el que sería su último disco, “Efil4zaggin”, considerado por algunos como el mejor producido. Pese al éxito del grupo, desavenencias económicas con Eazy-E y Jerry Heller llevan a Dre a querer abandonar el grupo y Ruthless Records, discográfica fundada por los dos anteriores y que lanzaba los discos del grupo de Compton. Como saldría a la luz más tarde, la separación fue de todo menos amistosa e incluso un gigante llamado Suge Knight tuvo que intervenir y “convencer amablemente” a Eazy y Heller para que dejaran marchar a Dre. Así, tras su partida, Dre y Knight fundan la discográfica que se convertiría en toda una fábrica de hits del rap de la Costa Oeste durante los años 90, Death Row Records.

    Mientras Dre arreglaba su situación y se ponía a producir su primer álbum como artista en solitario, la ciudad de Los Ángeles era una olla a presión. El 1 de marzo de 1991, un ciudadano afroamericano llamado Rodney King es detenido por la policía por exceso de velocidad. Cuatro agentes deciden aplicar su propia versión de la ley y propinan una salvaje paliza a King que un videoaficionado graba y filtra a la prensa. La ciudad estalla ante el abuso policial. Pero los disturbios más graves estaban por llegar. En abril de 1992 un jurado popular absuelve a los policías que dieron la paliza a King y Los Ángeles se convierte en un campo de batalla entre manifestantes pidiendo justicia ante los abusos de tinte racista y la policía; las revueltas acabarían con más de 60 muertos y 2 000 heridos.

    Y es en este contexto de beef con N.W.A y violencia policial que Dr. Dre lanza su carrera en solitario.

    Dre ya llevaba años en la música y su nuevo disco le pillaba en un momento de madurez y profesionalidad que le daban ventaja. Sabía el sonido que quería conseguir y cómo conseguirlo: moogs, sampleos de Parliament Funkadelic, líneas de bajo profundas y teclados. Al combinar todo eso con líricas plagadas de referencias a la violencia en el barrio, sexo y gusto por la marihuana, Dre creó el disco que puso al G-Funk en el mapa mundial y en el que se fijarían miles de grupos durante años. Supo rodearse de los músicos adecuados para conseguirlo, pero su genialidad no solo reside ahí, pues también supo contar con jóvenes MC’s que hasta entonces no habían sido considerados por la industria pero que eran diamantes en bruto.

    Así, nos encontramos con un disco de 16 tracks para escuchar del tirón. El título hace alusión a una variedad de cannabis de gran calidad y la portada es un homenaje a la marca de papel de liar Zig-Zag. El álbum abre con “The Chronic (Intro)”, donde ya quedan claras varias cosas que van a estar presentes en el disco: Dre trae G-Funk a raudales, Death Row Records es una familia, el beef con Eazy-E va en serio y Snoop Doggy Dogg tiene un flow que no admite comparaciones. Tras la intro de dos minutos entra “Fuck wit Dre Day (And Everybody's Celebratin')”, y con Dre al micro y sampleando el “Atomic Dog” de George Clinton se encarga de poner en su sitio a Eazy-E y aprovecha para tirar dardos envenenados a Tim Dog y a Luther Campbell, con quienes también tenía beef, aunque de carácter musical únicamente. Snoop entra con el Bow wow wow yippy yo yippy yay de Clinton que más tarde se convertiría casi en su propia seña de identidad. El vídeo muestra una versión ridiculizada de Eazy-E y ejemplifica lo que algunos han definido como un disco ofensivo pero inmensamente creativo, pues pese a los insultos, apología de la violencia y continuas amenazas que podemos escuchar a lo largo del álbum, se desprende una creatividad lírica tremenda, sobre todo por parte de Snoop.
    El tercer track del álbum es “Let me ride”. Aquí Dre rapea todas las estrofas en solitario, si bien fueron coescritas por RBX y Snoop. En general la mayoría de letras de Dre no están escritas exclusivamente por él y, sabiéndose más productor que MC, a lo largo del disco cuenta con la ayuda de los ya mencionados al igual que The D.O.C., principalmente. En este tema Dre habla de sí mismo recorriendo las calles repletas de violencia de L.A. pero descubriéndose como alguien que lleva su música al barrio. Este tema fue uno de los singles del álbum el cual estuvo acompañado de videoclip (en una época en la que aún no todos los temas de un disco venían acompañados de vídeo) y en el cual se pueden ver imágenes de Parliament, autores del estribillo original y, más importante aún, se ve a Ice Cube, lo cual simboliza que cualquier resentimiento de sus etapas pasadas en N.W.A ya es historia.

    A este track le sigue “The Day the Niggaz Took Over”, primera aparición de Daz Dillinger en el álbum y que junto con Snoop y RBX se marca un temazo criticando duramente la situación policial en L.A. Es puro gangsta rap con un mensaje social potente y encuadrado en un contexto que, tristemente, hoy en día no parece haber cambiado demasiado en Estados Unidos. Sin embargo, el que es posiblemente el himno del álbum lo encontramos en la pista 5: “Nuthin' but a 'G' Thang”. G-Funk en estado puro, Compton y Long beach haciéndolo gángster, skills y chulería por todas partes. Todo un himno del Hip hop de la Costa Oeste con un sample delicioso del “I Want'a Do Something Freaky to You" de Leon Haywood. El single se posicionaría directamente en el número 2 de las listas estadounidenses.

    A continuación tenemos las primeras apariciones profesionales de unos jovencísimos Nate Dogg y Warren G en “Deeez Nuuuts”, uno de esos temas que parecen una broma pero suenan tan bien que hay que acabar tomándolos en serio. Más adelante tenemos uno de los tracks que más gustan al que escribe, "Lil' Ghetto Boy”. Dre, Snoop y Daz se convierten en verdaderos storytellers para hablar de lo que pasa cuando creces en el gueto. Toda una versión rap del tema original de Donny Hathaway y que no hace más que ejemplificar por qué estamos ante un discazo, pues tiene una gran variedad, con canciones que invitan a la fiesta, a la risa y temas serios como éste, siempre bajo el patrón G-Funk de Dre.
    Nos encontramos en la mitad del disco y nos topamos con dos tracks de puro gangsta rap seguidos, “A Nigga Wit a Gun” y “Rat-Tat-Tat-Tat”, con un tempo lento y letras que son pura vida de gueto angelino: Rat-tat-tat-tat late at night with my gat/ On the streets of L.A/ Wonderin' where the pussy at. En esta segunda mitad del disco cabe destacar la aparición de dos skits: “The $20 Sack Pyramid” y “The Doctor's Office”. Hubo una época en los discos de Hip Hop en la que los skits estaban a la orden del día, algo que parece que se ha perdido. En el primero de los mencionados, Dre figura ver un programa tipo “Un, dos, tres... responda otra vez” donde el premio es una bolsa de hierba o un vale para un mercadillo, algo que podría ser un sketch de Dave Chappelle prácticamente. En el segundo Dre se pone la bata de doctor para “curar” a una paciente…

    Entrando en los últimos tracks nos encontramos con Lyrical Gangbang, el menos G-Funk si cabe, donde Dre samplea a Led Zeppelin. Cuenta con The Lady of Rage, primera aparición de una MC femenina en el disco como tal, y también primera aparición de Kurupt. Ejecución de skills y de egotrip en estado puro. Tras un tema que por su duración y estructura se podría tildar de skit, “High Powered”, Dre pone a Snoop, The Lady of Rage y RBX juntos en "Stranded on Death Row". La intro la ejecuta Bushwick Bill the los Geto Boys y podríamos decir que se trata de una especie de Dream Team rimando y representando a Death Row, cuando aún era habitual que las discográficas fueran casi como crews o posses.

    El álbum presenta "The Roach (The Chronic Outro)” como penúltimo tema con la ya mencionada analogía entre el título del álbum y la marihuana como eje central y haciendo una versión del “Wants to get Funked Up” de Parliament. Nadie rapea en el tema, únicamente se canta y se entremezclan las voces de Lady of Rage, RBX y más hablando de la buena mierda que están consumiendo. El disco cierra con el tema “Bitches Ain't Shit” dirigido, cómo no, a Eazy-E y Jerry Heller, aunque no hay ninguna mención explícita a ambos. Una vez más, Snoop hace gala del gran ingenio que posee y Jewell concluye la canción con una estrofa cantada.

    ¿Por qué hablábamos al comienzo de este artículo del efecto de “The Chronic” en la industria y de su categoría de clásico instantáneo? Porque Dre se erigió como el padrino del G-Funk, marcando tendencia para el resto de grupos que estaban por venir y dotando a la Costa Oeste de una esencia propia. Por si esto ya fuera poco, “The Chronic” supuso el lanzamiento de las carreras profesionales de artistas que luego escribirían parte de la historia del Hip Hop californiano com son Daz Dillinger, Kurupt, Warren G, Nate Dogg y, naturalmente, Snoop Doggy Dogg. Igualmente, fue la primera referencia de Death Row Records, la discográfica que iba a estar en boca de todo el mundo tanto por los talentos musicales que albergaría, como los anteriormente mencionados o 2Pac, como por la gran cantidad de conflictos legales en los que se vería envuelta (incluso el propio Dre acabaría teniendo problemas con Suge Knight).

    Un disco imprescindible para entender la historia del Hip Hop que no puede faltar en tu colección.
    By Nico
  • You might also like